Acústica de restaurantes

Una vez conocido o fijado el volumen del espacio en cuestión, es preciso definir las superficies limites que deberán ser tratadas acústicamente y los materiales absorbentes a utilizar, a fin de que el tiempo de reverberación en condiciones de ocupación elevada, se halle dentro de los márgenes establecidos. En principio, con independencia de la tipología considerada, las superficies óptimas a tratar son el techo (o falso techo) y las partes superiores de las paredes. En el caso de que el valor calculado de esté situado dentro de los márgenes preestablecidos, el proceso de elección de materiales habrá finalizado. En caso contrario, habrá que introducir las modificaciones oportunas hasta lograr el objetivo planteado. Si el valor de reverberación es demasiado alto, habrá que cambiar uno o varios de los materiales propuestos, por otros más absorbentes. Otra posibilidad consiste en tratar más superficies de las inicialmente previstas. Si, por lo contrario, dicho valor está por debajo del recomendado, entonces habrá que actuar en sentido contrario, es decir, será preciso utilizar materiales con una absorción menor o, alternativamente, disminuir el número de superficies tratadas. O realizar dispositivos acústicos como ser resonadores o difractares de sonido que se dimensionan según la frecuencia calculada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s